Transambiental suspendió contratos a trabajadores
abril 14, 2020
Taxistas siguen con las neveras vacías
abril 14, 2020

Todo show tiene su costo político alcalde

  • Hoy desde la Procuraduría General de la Nación se asegura que William Dau Chamatt podría ser suspendido e investigado; no solo por la falta gravísima ante el Concejo, sino por la serie de contrataciones realizadas.

Cartagena-Colombia-Noticias625.co Razón tiene William Dau Chamatt, al colocar el espejo retrovisor y responsabilizar a la clase política de la corrupción, desgobierno, pobreza y miseria en que se encuentra sumida la ciudad. Pero eso no le da licencia, ni lo habilita para hacer lo mismo. Ni peligrosamente incitar a los odios y al desprestigio, de quienes señalan hoy sus errores.

Los insultos, ataques, groserías y señalamiento del alcalde, sus bodegas y seguidores no le servirían para detener las investigaciones por las presuntas faltas, omisiones y acciones en que ha incurrido él y su gabinete.

 

Muchos desde diversas esferas le han recomendado al alcalde que tiene la gran oportunidad para descubrir todas esas anomalías que denuncia. Pero que las ponga en manos de las autoridades que son las que investigan y sancionan a los corruptos delincuentes. A él lo eligieron para gobernar.

Hoy no podemos formar a una sociedad con antivalores que sale a los balcones aplaudir la mala educación, las malas costumbres, las groserías, las malas palabras, el irrespeto y colocarse como un héroe. Mejor dicho, el mundo al revés.

El alcalde Dau, no sólo enfrentaría la investigación disciplinaria por injuriar a la mayoría de los miembros del Concejo, a quienes hijueputió, trató de maricas, malparidos y huevones; sino también tendría que enfrentar varias investigaciones por haber sido omisivo al manejar la emergencia sanitaria del coronavirus de manera improvisada, que tiene a muchos sectores de la ciudad sin alimentos, a 124 infectados, 9 muertos y más de 100 personas hospitalizadas por la pandemia y muchas otras a la espera de los resultados del Covid19.

No hay que olvidar los nombramientos presuntamente ilegales de Lydis Ramírez, de  Cynthia Pérez, esta última que siendo tecnóloga, se le asignó un salario superior a los siete millones de pesos, sin tener en cuenta las tablas existentes. Tampoco hay que pasar por alto, las contrataciones realizadas con Veneplast, una papelería empacando y vendiendo mercados, el convenio realizado con una firma Española para el manejo estadístico de las víctimas del Coronavirus, siendo que el Gobierno Nacional tiene el software y el control central de las estadísticas e información. El contrato frustrado de refrigerios igualmente celebrado por su Secretaria General, con una firma cercana a familiares. “La puerca chilló y no se efectuó”.

No más cortinas de humo, no más distractores y gobierne a su pueblo que lo está esperando. Pero con respeto del ejercicio de sus funciones normales entre la oposición y el gobierno distrital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  +  15  =  23