Crece número de pacientes Covid19 en Bolívar
julio 8, 2020
Procuraduría pidió plan de acción para el manejo de playas urbanas, rurales y zonas de baja mar
julio 8, 2020

Playetas el gran negocio socio

Distrito gira $5.899 millones de pesos de anticipo al Consorcio KMC, cuando existe medida cautelar que detiene los trabajos del Proyecto Playetas Cartagena, hasta que se defina la querella presentada por la Concesión Vía a Barú, que denunció que con el mismo objeto contractual de ellos, se entregó otro y no pueden existir dos contratos con el mismo objeto sobre una misma obra. Por ello, se denuncian irregularidades en la obra de la vía Playetas de Cartagena

Cartagena-Colombia-Noticias625.co La historia se inicia en diciembre del año 2016, cuando el Consorcio Vía a Barú ganó la licitación para construir 31 kilómetros de vías, que comprenden los 1.400 metros de Playetas, las coordenadas o abscisas son K17900  al K19+300 que hacen parte del contrato de la Concesión Vía a Barú.

El 31 de octubre de 2019, la Concesión Vía a Barú presenta una demanda ante el Tribunal de Arbitramiento de la Cámara de Comercio contra el Distrito de Cartagena, para que se dé una definitiva  sobre los objetos contractuales del Consorcio Vía a Barú y de KMC.

El 28 de febrero de 2020, los árbitros del Tribunal de Arbitramiento de la Cámara de Comercio, dictaron medida cautelar para suspender el proyecto de Playetas que fue adjudicado en el año 2019. Dicha medida suspende cualquier obra relacionada con este proyecto; sin embargo en el último mes han tramitado el giro del anticipo por $5.899 millones a KMC, muy a pesar de la medida cautelar.

“Nosotros tenemos una controversia con el distrito de Cartagena para que se defina mediante un tribunal de arbitramiento, si ese contrato hace parte de la concesión o no. No pueden existir dos contratos con el mismo objeto contractual”, manifestó Efraín Amín, representante del Consorcio Vía a Barú.

La Directora Jurídica de la Alcaldía Mirna Martínez, asegura que la medida cautelar no suspendió el contrato actual de obras. “El fallo del tribunal de arbitramiento, lo que indica es que se evite la ejecución de obras similares y que estén  sujeta a la controversia. Sin embargo esa medida cautelar tiene como condición de que no se afecte la existencia y la preservación de las estructuras actuales, o que se cause la afectación a la movilidad de los habitantes de Barú. Quiere decir esto, que la medida cautelar decretada tenía una condición”. Indicó la directora Jurídica de la Alcaldía

y bajo esa condición Javier Moreno, director de  Valorización Distrital, llevó a la Oficina Jurídica un informe técnico, que dice que de no continuarse las obras, se encontraría en riesgo la estructura en la fase inicial en la que se encuentra; como quiera que el mar está entrando al centro poblado y podría afectar a la comunidad y la estabilidad actual de la obra, en atención a eso, se reinició el contrato; que según los voceros del Distrito, es una cosa distinta a que se haya ordenado la suspensión o no del contrato. “En estos momentos hay un contrato vigente, el supervisor es el Director de Valorización, quien consideró necesario continuar la ejecución en virtud que la medida no afecta el contrato actual y consideró procedente adelantar el pago del anticipo”, precisó Mirna Martínez, jefe jurídica de la alcaldía.

Efraín Amín del Consorcio Vía a Barú asegura que el giro adelantado, no tiene ningún sentido antes que haya un fallo del Tribunal de Arbitramiento o se levante la medida cautelar. Porque la obra está suspendida por el Tribunal en un proceso que puede tardar 8 meses y se anticipan $5.899 millones. ¿Cuál es el interés? “Ni el doctor Moreno, ni la Doctora Martínez, ni ningún funcionario del Distrito de Cartagena unilateralmente pueden tomar la decisión de levantar una medida cautelar cuando eso le corresponde a los árbitros”.

Mirna Martínez, Secretaria Jurídica de la Alcaldía de Cartagena reiteró que han surgido circunstancias fácticas que puedan afectar la obra como: Debilitamiento de las estructuras actuales, que se puede afectar la movilidad de los habitantes de la comunidad de Barú y que de acuerdo con estas consideraciones, asegura que no se puede desconocer que hay una comunidad que puede quedar incomunicada.

Efraín Amín afirma que Mirna Martínez miente, que la obra en el sector de Playetas, se encuentra en perfectas condiciones, que ellos como concesión Vía a Barú contrataron un estudio realizado por el ingeniero Jorge Rocha Rodríguez, que certificó que las estructuras del piedraplen no presentan ningún problema, tampoco la comunidad de Barú quedará incomunicada, porque  la estructura que se encuentra sobre el piedraplen no se encuentra afectada. “Esta situación no se está presentando, ni se va a presentar y si existirán debe ser comunicada a los árbitros quienes tienen que verificar y autorizar o no el reinicio de los trabajos”.

Esta es la controversia actual entre la jefe jurídica, el director del Departamento de Valorización Distrital, que autorizó el pago del anticipo y los representantes del consorcio Vía a Barú, que no ha definido el Tribunal de Arbitramiento de la Cámara de Comercio y los funcionarios de la administración Dau han desconocido y pagan anticipo por encima de una medida cautelar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

43  +    =  46